La obra de arte de la naturaleza majorera

Fuerteventura es conocida como el paraíso de playas soñadas que sin duda quedan grabadas en la memoria. Sin embargo, para sorpresa de muchos, la llamada “isla playa” esconde en su interior un mundo que nadie imagina pudiese existir en este paisaje aparentemente llano.

La obra de arte de la naturaleza majorera

Descubre en la costa oeste el barranco de las Peñitas, uno de los lugares más interesantes de la isla majorera inmerso en el espacio natural protegido de Betancuria. El barranco es parte de uno de los senderos más bonitos de Fuerteventura, recorriendo las localidades de la Vega de Río Palmas y Buen Paso, y desembocando en la espectacular Ajuy con sus afamadas cuevas, donde piratas y corsarios comerciaban. El conocido sendero de las Peñitas tiene una longitud de cuatro kilómetros y medio, y corresponde a un recorrido dos horas y media a pie.

La obra de arte de la naturaleza majorera

Además de poseer un paisaje insólito, el barranco de las Peñitas lleva en su regazo la presa y delgadas palmeras que crean este refugio verde en medio del desierto. El río subterráneo que corre debajo el barranco se asoma para formar un pequeño lago delimitado por la flora autóctona. Y en este mismo barranco se alza la preciosa ermita de la Virgen de la Peña, patrona de Fuerteventura que regala el nombre a este lugar. Sin duda alguna, este camino se ha convertido en un lugar de culto para senderistas y escaladores. El corazón de la isla esconde formaciones rocosas de sienita que son fruto del magma basáltico y parecen islotes enclavados en medio de la tierra, creando el escenario perfecto para la escalada en bloque.

La obra de arte de la naturaleza majorera

Si prefieres descubrir este gran desconocido desde las alturas y sin esfuerzo alguno, puedes disfrutar de una vista única desde el mirador de las Peñitas en Betancuria. El espacio abierto en el mirador es un lugar perfecto para hacer una pausa y admirar este grandioso paisaje. Descubre durante tu estancia en Hotel THe Corralejo Beach “lo imponente de estos enormes peñones sobre una garganta estrecha”, tal y como describe el antropólogo francés Verneau.